Así hablaba mi abuelo (I)

ASÍ HABLABA MI ABUELO (I)

Por Antonio Adeliño

Antiguo alumno de los Hermanos de La Horra

El ya desaparecido pilón de la Canaleja se construyó en los años 40, al mismo tiempo que se canalizó el agua del manantial de la Canaleja hasta la plaza del pueblo. Este pilón y ese camino han sido testigos mudos de muchas palabras hoy perdidas por la falta de uso. La fotografía es de 1972, antes de que se arreglara el camino dentro del plan de la concentración parcelaria.

© 2010 Copyright Antonio Adeliño Vélez

    “En el habla popular no todo es plebeyo, sino que hay voces de abolengo que fueron de reyes o de los más altos documentos, nos dice Vicente García de Diego en su libro “Presente y futuro de la lengua española”.

    Esta afirmación me anima a recrear parte de un código lingüístico que ya suena arcaico en este mundo global en el que estamos inmersos, pero que no deja de ser interesante para aquellos que todavía entendemos el habla de nuestros abuelos.

    Y el resultado es este trabajo donde se recogen frases de rancia solera, propias del medio rural de la subcomarca burgalesa del Valle del Esgueva, construidas con términos de uso habitual en el pueblo de Villatuelda y que se definen en el vocabulario, para facilitar su comprensión:

 

    * Llevamos dos semanas que se vienen alternando el ábrigo y el bajero. Hasta que no sople el cierzo o el regañón, no dejarán de caer aguarradas; pero con el cambio, pueden amanecer los árboles con carama.

    * No tenían otra cosa que hacer esos alipendes que pasar el tiempo dando voltinetas y chingoletas en el pajiguero de la era. Se han puesto de tamo hasta el garbagero y uno va anqueando.

    * Como no has querido agarrar del cornijal, he topinado y me he pegado la trapajada al ir a vaciar el costal en las trojes del desván.

    * No me extraña que la gente vaya en manguetas y pernetas. Como el verano siga así, vamos a terminar todos en folguetas, o acabaremos ajigolados en estos retosteros.

    * Vi un matacán comiendo mielgas junto a un majano. Le azupé los perros y sí que le guiparon, pero al rato volvieron aspiados y con galbana.

    * Antes de emparvar, procura abaliar el balaguero y sacar las espigas a la tendida para que se trillen bien y no salgan granzas al beldar.

    * Ya me dejarás otro día el macho para coyuntar; porque al llegar al repecho del cotarro del páramo con la yunta, se rompió la costilla del ubio y no pude binar la tierra.

    * No hay manera de que arregostes. El otro día ya te caíste relocho por jugar al quiricojo en esos andurriales, y hoy seguro que te esbaras y terminas escalabrado o mancado.

    * Antes de las mosterías, tenemos que hacer un lagarejo a ese perillán; que es un fato y nos va a tomar por cenorios a quienes se asusta con sacamantecas.

    * Trae los hocinos, las zoquetas y la hacina de los vencejos, que vamos a segar cuatro emelgas al páramo, porque en la vega aún está cerollo.

    * En la matanza se pipó de almorzaderas y se chingó unos cancarros de media azumbre, con lo que terminó pilili; y volvió a casa dando argallones. Estaba más atufado que la zarcera.

    * Abrígate bien con la pelerina y la chalina; que si no, vas a terminar arrecida con tanta friura como cae. Yo, casi cojo un pasmo por salir sin ponerme la pelliza y el tapabocas.

    * Que si once, que si doce arrobas… Tanto porfiar con el peso del cochino, que no quedó más remedio que echar mano de la romana, y empezamos tarde a estazar.

    * El Viernes Santo, las campanas no pueden tocar ni a clamor; así que los monaguillos tocan las carracas y las matracas para que la gente acuda a los oficios y a la carrera.

    * El gato del vecino las está pasando canutas. Esta noche “andaba en marzas” y le atinó con las trébedes en todo el espinazo. Debe estar esguarnillado o eslomado.

    * Ya tengo preparados todos los belezos para la matanza. Las orzas, la duerna y los barreñones, lavados. Las zafras están llenas y la sal preparada para los perniles y el jamón.

    * Si quieres secar bien la ropa, coloca el brasero con la alambrera puesta en el centro del azufrador, para que no se asure ninguna prenda.

    * ¡Entrepato!, que no sabes ni hacer adobes ni con la mincalera. En vez de candajear, escorréate con el montero, que si no vas a probar los gabilanes.

    * Ayer cerní la harina con el cedazo y ya tengo la masa con la levadura en la artesa; sólo me falta hacer las hogazas y marcarlas con la artera antes de meterlas a la padilla del cocedero.

    *Como llovía, preparamos la porronada en el contador de la bodega y pusimos el pozal en la mesa. De avío tuvimos unos chicharrones y unas botagueñas, que acompañamos con un ojogallodel país” que tenía zurrapas.

    * Ya hemos “dado corte“. Alcanza los tablones, los machones y el marrano que vamos preparando el castillar, y cuando vengan más aparceros al lagar, giraremos el husillo para que suba el pilón, baje la viga, exprima las uvas y “ganemos trinchera“.

    * Hoy también había un huevo en álgara, en el gallinero. He cogido todos y he dejado el güero en el nial.

    * Por el solano hay dimudo. Estas nubes y la canícula de esta mañana, barruntan tormenta.

VOCABULARIO

A

Abaliar: Separar o retirar con un escobón las granzas del montón de grano o de la parva.

Ábrigo: Ábrego, viento del sur.

Adobe: Ladrillo de barro batido y paja, secado al sol.

Aguarradas: Lluvias seguidas de corta duración.

Ajigolar: Solearse o acalorarse un producto fresco.

Alambrera: Cubierta de alambre de los braseros.

Álgara: En álgara, huevo con cascarón blando.

Alipende: Chico travieso, revoltoso o pillo.

Almorzaderas: Mollejas de la carrillada del cerdo.

Andurrial: Lugar escabroso, difícil de transitar.

Anquear: Cojear.

Aparcero: Cada uno de los que llevan la uva al lagar.

Arrecirse: Tiritar, tener mucho frío.

Arregostar: Escarmentar, aprender de los errores.

Arroba: Medida de peso que equivale a 11,5 Kg.

Artera: Instrumento para marcar el pan de cada uno cuando se cuece en horno común.

Artesa: Recipiente de madera para amasar el pan.

Aspiado: Rozaduras o heridas en las patas.

Asurar: Quemar o tostar la ropa.

Atufado: Efecto producido por el tufo.

Avío: Provisiones para pasar el día en el campo.

Azufrador: Estructura redonda hecha con láminas de madera, para secar la ropa en el brasero.

Azumbre: Media de capacidad equivalente a 2 litros.

Azupar: Azuzar, incitar a los perros a morder.

B

Balaguero: Montón alargado de mies trillada.

Bajero: Viento del oeste.

Barreñón: Recipiente acampanado de barro usado en la matanza.

Barruntar: Presagiar, presentir, prever.

Beldar: Aventar, separar el grano de la paja.

Belezo: Ajuar, menaje, cacharros.

Binar: Arar por segunda vez.

Botagueña: Chorizo grasiento para el cocido.

C

Cancarro: Vaso grande de vino, de trago largo.

Candajear: Chismorrear por las casas.

Canícula: Día muy caluroso. Neblina por evaporación o polvo en suspensión.

Canutas: Sufrir, pasarlo mal.

Carama: Hielo o escarcha helada pegada de las ramas de los árboles o las hierbas del campo.

Carraca: Instrumento de madera que al girar hace un ruido seco y ronco.

Carrera: Procesión del Viernes Santo.

Castillar: Armazón de maderos cruzados que transmiten la presión de la viga a las uvas en el lagar.

Cedazo: Criba de rejilla muy fina para separar la harina del salvado.

Cenorio: Tonto, ignorante.

Cerner: Acribar la harina con el cedazo.

Cerollo: Cereal que en el tiempo de la siega está verde o correoso.

Cierna: Flor de la viña, ramo de gránulos minúsculos.

Chalina: Bufanda estrecha para el cuello.

Chicharrón: Resto que queda al freir y derretir la manteca del cerdo.

Chingar: Beber sin control.

Chingoleta: Voltereta, revolcón.

Cierzo: Viento del norte.

Clamor: Toque de campana que indica duelo.

Cocedero: Lugar donde se halla la tahona o padilla para cocer el pan.

Collera: Apero que se coloca en el cuello del mulo.

Contador: Portal a la entrada de la bodega.

Cornijal: Extremo o ángulo de un saco o talega.

Costal: Saco grande para grano o harina.

Costilla: Pieza del ubio que se amarra a la collera.

Cotarro: Cerro, altozano.

Coyuntar: Juntar dos animales de diferente dueño para las faenas agrícolas.

Ir a Así hablaba mi abuelo (y II)


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s