El actual sistema autonómico y la quiebra del Estado

José Antonio Sentís

Las Autonomías, método eficaz de acabar con España

La doble decisión del Gobierno nacionalista catalán de acogerse al rescate del fondo de liquidez del Estado para las Autonomías y, a renglón seguido, aprobar la exigencia de un pacto fiscal que dote a Cataluña de Hacienda propia sin compromiso de solidaridad con el Estado, es la prueba palpable de que las Autonomías concebidas en la Constitución con tan buena voluntad no eran sino una forma de acabar con el Estado en un plazo rápido, en términos históricos.

Pío Moa

¿Es viable el Estado actual?

El Estado autonómico es algo inédito en la historia de España y no respondió en su momento a una demanda popular, sino que fue un clásico “invento” de algunos políticos con fines algo confusos, partiendo de una triple presión: la herencia de la II República en los estatutos vasco y catalán; la ETA, a la que se pensaba así quitar “argumentos”; y en la conveniencia que creyó verse en diluir las autonomías catalana y vasca extendiendo el sistema al resto del país. Además se construyó el nuevo Estado de forma ilegal, por iniciativa de Suárez, con unas “preautonomías” que se adelantaban a la Constitución y le imponían unos hechos consumados.

“Hay que racionalizar el Estado de las autonomías y acabar con sus dispendios”

Ya no hay café para todos y cada vez son más los presidentes autonómicos que, por miedo al colapso financiero, están dispuestos a prescindir de competencias para salvar los muebles. Esperanza Aguirre, presidenta de la Comunidad de Madrid, fue la primera en anunciar su intención de devolver Justicia, y dejó claro que tampoco le importaría devolver otras, como Cultura o Economía. Cualquier cosa con tal de asegurar la Educación y la Sanidad, que se comen el 70% de la financiación de todas las autonomías. Murcia, Valencia y Castilla la Mancha también han mostrado su irritación al encontrarse la caja vacía. El último en subirse al carro de la indignación ha sido el presidente de Cantabria, Ignacio Diego, que en catorce palabras resumió los reproches de todos sus homólogos: “Vamos desnudos, no hay un euro, gestionar la miseria es bastante duro, es complicado”.

Beccaría opina que el actual modelo autonómico «no se puede sostener»

Mientras algunos Gobiernos regionales, como Cataluña y Andalucía, y el Ejecutivo central continúan debatiendo sobre el techo de endeudamiento de las comunidades, aprobado la semana pasada en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, en la que los representantes de la Generalitat y la Junta protagonizaron sendas espantadas, el presidente del Consejo de Estado, José Manuel Romay Beccaría, consideró ayer que con el modelo autonómico ha habido «un crecimiento organizativo y burocrático que ahora no se puede sostener», con unas «hipertrofias» ante las que se impone una «necesidad de adelgazamiento». A su entender, hay que «ajustar» los «insoportables» costes de ese sistema a las posibilidades que el país tiene en este momento.

Ver también

Ver en este sitio

IR A INICIO

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s